LOS 10 MANDAMIENTOS DEL PEREGRINO:

1. Seguirás las flechas sobre todas las cosas.

Es cierto que la señalización a veces puede mejorarse, pero es por decir algo, vaya. Creo que en general, si se siguen las flechas y se mira atento a las vieiras ubicadas en los cruces de caminos, perderse es tarea difícil, pero ¡ojo! es clave estar atentos.

2. No recorrerás kilómetros en vano.
Eso significa que lo mejor es desconfiar de los posibles atajos, o de los lugareños que te indican por donde va la ruta. ¡No te separes de las flechas amarillas si no quieres caminar más de la cuenta. El camino no es para despistados.

3. No descansarás ni en fiestas.
Madruga. No dejarás que se te peguen las sábanas. Cuanto antes arranques mejor. Cuesta pero al final de la etapa seguro que lo agradeces. Caminar solo y temprano es un placer.

4. Llamarás a tu padre y a tu madre…
¡Siempre y cuando encuentres cobertura, la cual en ciertas etapas y puntos escasea. Tanto como los albergues con WIFI. Por tanto, mi consejo es que te relajes, te olvides del 3G y que sigas adelante. Si no puedes contar hoy tu experiencia ni compartir tu selfie con el bordón no pasa nada. Hazlo mañana. O pasado. No dejes de disfrutar al camino por mirar la pantalla de un smartphone.telefono

5. No pasarás de los demás peregrinos.
O lo que es lo mismo, ¡relaciónate! Uno de las mejores aspectos de esta experiencia es la gente que uno conoce a su paso. En mi caso me he cruzado con gente de nacionalidades lejanas como ¡australianos, canadienses y ugandeses!. Un lujo.

6. No llevarás calcetines impuros…
Bueno y si los llevas (eso es casi casi algo intrínseco al peregrino) que no se entere nadie ¿ok?

7. No te quejarás.
Ni cuando te toque una de esas etapas dura en las que el camino sube y sube y sube… Ni cuando diluvie. Mejor resopla, sonríe y ¡camina y camina sin pestañear!. Quejarse gasta energías.

8. No dirás falsas distancias al hablar…
Ni preguntarás a los peregrinos y lugareños con los te que cruces ¿cuánto falta?. ¡Bendita ignorancia!

9. No tendrás pensamientos ni deseos de abandonar.
Y si los tienes, si flaqueas, ten en cuenta que dejar el camino a medias es síntoma de debilidad.
10. No codiciarás las ampollas ajenas.
Pero compartirás el sagrado compeed con el peregrino necesitado.

Estos diez mandamientos se resumen en dos: Caminarás sobre todas las cosas, llueve, nieve, haga viento o queme el sol. Y cuidarás la mochila del prójimo como la tuya misma.

Share this...
Share on FacebookTweet about this on Twitter