¿Sabes quién inventó la flecha amarilla del Camino de Santiago?

Las flechas amarillas en el Camino de Santiago…

En una ocasión, tal pena fue escuchada por Elías Valiña Sampedro, párroco de O Cebreiro, una localidad gallega en la ruta del Camino Francés. Conocía la importancia de la peregrinación a Santiago y quería guiar a los peregrinos hacia su parroquia para ayudarles en el camino.

Un día, cuando vio a unos trabajadores pintando las líneas de la carretera y la gran cantidad de pintura que les había sobrado, no dudó y se la compró. En toda el área pintó flechas amarillas, indicando la dirección de la marcha. Sin embargo, aún sobraba mucha pintura. “¿Qué hacer con ella?” – pensaba el padre Elías. Finalmente, cargó los cubos de pintura en el maletero de su viejo Citroën GS y condujo por toda la ruta francesa en España marcándola. Cuando la policía le preguntaba qué estaba haciendo, respondía que estaba “preparando una invasión”.

Hoy en día, por la mayoría de las rutas como Camino Primitivo, del Norte, Francés, Inglés, Portugués y otras, puedes avanzar con seguridad, siguiendo las flechas amarillas, y olvidarte de lo que significa perderse. Pero, francamente, en el camino de Santiago es bueno perderse a veces. Entonces tienes la oportunidad de confiar. ¿No es de lo que se trata el camino?

 

Destino: O Cebreiro
Pueblo que nada sería
Sin un antiguo párroco
Llamado por todos: Elias

El cura fue el que pintó
De color amarillo
Las conocidas flechas
Que el camino nos guía

Según su sobrino
Eligió el color
Por ser más barato
(sobró de una obra)
Aunque sobre todo
Por ser amarillo
La seña del Vaticano

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter